Crear talento no es suficiente. Retener talento no es suficiente

En una reciente entrevista me preguntaron en qué estrategias tecnológicas debería centrarse la UE para lograr la transformación digital. Probablemente esperaban proponer inversiones en bigdata, internet de las cosas, cadena de bloques, inteligencia artificial, realidad virtual, impresión 3D o algo así. Pero mi respuesta fue en otra dirección.

Para poder liderar cualquier tipo de actividad relacionada con la innovación, es esencial ser capaz de atraer talento. No basta con crear talento, no basta con retenerlo, es necesario dar un paso más y crear un entorno que favorezca la atracción de talento.

Y no importa si se trata de una empresa, de cualquier otra organización, de un país o incluso de una región multinacional. No basta con invertir para crear talento. La gente tiende a pensar que es responsabilidad de los gobiernos establecer políticas educativas para tener el talento necesario para mantener el progreso.

De hecho, los gobiernos no siempre tienen éxito. A veces crean políticas educativas inadecuadas que pueden convertirse en la causa principal del suicidio económico. Esas políticas tienen una influencia directa en lo que los estudiantes eligen y pueden desalentarlos activamente a aprender algunas habilidades técnicas y creativas necesarias para llenar algunas de las carreras más indispensables que requieren los sectores de más rápido crecimiento de la economía.

Tampoco basta con retener el talento. Retener’ significa que se trabaja lo suficiente para que otras entidades no se lleven el talento que tanto ha costado crear. Jugar a la defensiva no suele ser una buena opción porque significa que otros toman la iniciativa y que tienes que invertir tus recursos en tapar agujeros en lugar de crear valor. Tarde o temprano estarás luchando con el marcador en contra.

El gran cambio demográfico del último siglo, después de que la población mundial haya aumentado de 1.600 a 6.000 millones de personas, es que la población que vive en las zonas urbanas aumentó del 14% en 1900 a más del 46% en el año 2000. De hecho, en 2008 superó el 50% y se estima que para 2050 ya será el 66%. En otras palabras, dos de cada tres personas vivirán en zonas urbanas.

Las ciudades más grandes atraen cada vez más gente porque ofrecen un mejor acceso a la educación, el entretenimiento, los empleos de calidad y las tecnologías. Las ciudades, a pesar de sus deficiencias, son esencialmente lugares más excitantes para vivir. Ofrecen más oportunidades para establecer relaciones con personas de ideas afines. La gente atrae a la gente.


Por cierto...

Si te interesan estas cosas que cuento.

Si, además de curiosidad intelectual, tienes un proyecto interesante que, quizá, no avanza como crees que debería hacerlo.

Entonces estos artículos que escribo te pueden ser de utilidad. Darte ideas. Hacerte reflexionar. Descubrir nuevas estrategias.

Si quieres enterarte rápidamente de cuando publico algo nuevo, sin depender de que a las IAs de facebook, instagram, linkedin y demás decidan por tí lo que es relevante y lo que no.

Entonces te sugiero que te apuntes a esta lista de correo.

Así, cada vez que publique algo nuevo lo tendrás puntualmente en tu buzón de correo electrónico.

Es gratuita, es segura, te puedes dar de baja cuando quieras, bla, bla, bla. Vamos una lista de correo.

En fín... sigamos con la historia.


De hecho, tradicionalmente los EE.UU. han sido capaces de atraer a muchas personas brillantes de otros países. De hecho ha estado atrayendo a la gente a pesar de sus malos resultados en la capacidad académica. Los EE.UU. siempre han sido atractivos para las personas que necesitan alejarse de la pobreza, la represión política o, especialmente, la falta de oportunidades para crear un futuro mejor.

Y la ciencia y la tecnología de los EE.UU. ha sido impulsada por los talentosos inmigrantes de todo el mundo. Los inmigrantes han jugado un papel increíblemente relevante en la competitividad de la alta tecnología de los EE.UU. El talento extranjero constituye una parte enorme de la fuerza de trabajo en ciencia y tecnología de Estados Unidos, y de un tercio a la mitad de los equipos fundadores de importantes empresas de tecnología de Estados Unidos.

Aunque esta tendencia ha estado cambiando en los últimos tiempos. Los decretos ejecutivos de Trump sobre inmigración amenazan lo que va al núcleo mismo de la ventaja innovadora de Estados Unidos: la capacidad de atraer talento global. Incluso si se levanta la prohibición, el daño ya está hecho. El talento global ha sido puesto en alerta.

Además, otros países ya han reconocido la importancia de atraer talentos y están haciendo inversiones importantes. Un ejemplo relevante es el Plan de los Mil Talentos de China, cuya misión es atraer al extranjero a los mejores talentos reuniendo la sabiduría mundial para crear la gran hazaña de China.

¿Y cómo se puede saber si la estrategia está funcionando? Simplemente mira los resultados. ¿Está obteniendo la innovación o la transformación digital que pretende? Si no, entonces probablemente no se trate de tecnología.

Dirección

Puig de Pollensa, 90, 2-A
07015 Palma · Illes Balears · España

Horario
Lunes a Viernes: 9:00-17:00 (España peninsular)